Texto alternativo
INICIO

Arturo Murillo causo un daño económico mayor a 7 millones de bolivianos al adquirir a sobreprecio gases lacrimógenos

La Paz, 12 de enero de 2021 (PrensaMinGob). – El ministro de Gobierno, y actual ministro de Defensa, Eduardo Del Castillo, reveló el resultado de ocho informes preliminares de auditoria interna de la gestión del Gobierno De Facto de Arturo Murillo, donde se compraron gases lacrimógenos a través de una empresa intermediaria, causando un daño económico al Estado de más de siete millones de bolivianos.

“Los primeros informes de auditoria han revelado que existió un direccionamiento y un sobreprecio. Personal del ministerio de Gobierno pidió a la empresa Cóndor de Brasil que se realice la compra de gases lacrimógenos a través de un intermediario, esta carta fue suscrita por el ministerio de Gobierno y pedía a la empresa Cóndor que utilice a la empresa Bravo Tactical Solutions para la compra de gases lacrimógenos en el vecino país”, informó Del Castillo.

La autoridad de Estado señaló que la compra se realizó a través del ministerio de Defensa, por una Decreto Supremo aprobado por el Gobierno De Facto, que autorizaba al Tesoro general de la Nación (TGN), efectuar la reasignación presupuestaria de recursos adicionales por un monto de 40 millones de bolivianos. Además, mencionó que, en el gobierno democráticamente elegido, las compras se realizaban en nuestro territorio, sin intermediarios y directamente con las empresas, quienes se encargaban de transportar, almacenar, verificar, y otras actividades referentes a la adquisición de este material, situación que no sucedió en el Gobierno de Facto.

“Cuando el anterior gobierno, el gobierno democráticamente electo, adquiría proyectiles de largo alcance de calibre 37 o 38, lo adquiría con un precio de 189 bolivianos, y cuando adquiría proyectiles de corto alcance lo hacía por 188 bolivianos, y esto lo hacía sin intermediarios. Durante la gestión del señor Arturo Murillo, (la compra) no incluía transporte, almacenes, aranceles, etc., lo que significaba que cada proyectil tenía un precio unitario de 270 bolivianos, estamos hablando de más de 81 bolivianos de sobre precio por proyectil, y si hablamos de proyectiles de corto alcance, hablamos de un precio unitario de 250 bolivianos entendiéndose así que existió un sobreprecio de más de 62 bolivianos por cada proyectil”, mencionó.

El sobreprecio causado por la compra de gases lacrimógenos en la gestión del ex ministro Murillo, alcanza los 7 millones 150 mil bolivianos, teniendo en cuenta que se adquirieron 50.000 unidades de proyectiles de largo alcance y una cifra similar de corto alcance.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba