La Paz, 31 de mayo de 2020.- La Defensoría del Pueblo planteó al Gobierno incluir a los actores sociales en la construcción, implementación, control de estrategias y mecanismos para evitar la propagación del coronavirus una vez concluya la cuarentena total; asimismo, pidió acciones urgentes para replantear las medidas de promoción de la salud y prevención de la COVID-19, incluyendo un enfoque de derechos humanos e intercultural, a fin de generar aceptación y accesibilidad en la población

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, justificó su pedido al rechazo de algunos sectores de la población a las acciones implementadas por el Ejecutivo desde el inicio de la emergencia sanitaria, como ocurrió en El Alto y en Shinahota en el Chapare. Por otro lado, observó que las medidas de prevención contra el contagio no han sido suficientes y no han logrado conciencia ni cambios de conducta en la población, evidenciando la necesidad de la participación de actores sociales para apoyar en el control.

“La falta de información y la desconfianza que existe en la población ha generado que surjan agresiones y hostigamiento contra personal de salud como sucedió en Caranavi por ejemplo; o conflictos en los que se agredieron a indígenas como ocurrió en el municipio cruceño de San Javier”, manifestó.

En una nota dirigida a la Ministra de Salud, María Eidy Roca, la Defensora señala que la inclusión de los actores sociales en las medidas para evitar la propagación del coronavirus, debe rescatar los avances del programa de Salud Familiar Comunitaria e Intercultural (SAFCI) y sus mecanismos de intervención a través de los servicios de primer nivel, los cuales se encuentran al alcance de la población y pueden generar aceptación y accesibilidad a la comunidad, llevando información, orientación, detección y atención temprana de casos de coronavirus, a través de visitas domiciliarias con todas las medidas de bioseguridad.

La inclusión de un enfoque de derechos humanos e intercultural en la adopción de acciones urgentes para replantear las medidas asumidas en la promoción de la salud y la prevención del COVID-19, precisó Cruz, permitirá reconocer el respeto a las diversidades culturales así como sus formas de cuidado de la salud, proporcionando a los pueblos los medios necesarios para mejorarla y ejercer un mayor control en la prevención de contagios del virus.

Este planteamiento se hace extensivo, a través de notas formales, a gobernadores departamentales y alcaldes municipales, en las que la Defensoría del Pueblo solicita, además, se elaboren programas departamentales y municipales de promoción de la salud y prevención del COVID-19 con un enfoque intercultural que reconozca la diversidad cultural de cada región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *