En las últimas horas se hizo público un documento del FBI de Estados Unidos que da detalles de la compra con presunto sobreprecio de gases lacrimógenos y armamento no letal por parte del Ministerio de Gobierno y Defensa durante el Gobierno de la expresidenta Jeanine Áñez.

En el documento se detalla la forma que se efectivizo un soborno de al menos 582 mil dólares a favor de Sergio Rodrigo Méndez Mendizábal, quien fue jefe de gabinete del entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo. Mendez ya se encuentra detenido en Estados Unidos acusado por los delitos de soborno y lavado de dinero.

La investigación del FBI, señala que Méndez y a un exfuncionario del Ministerio de Defensa, aún no identificado, fueron sobornados, para garantizar que el Ministerio de Gobierno compre gases lacrimógenos y armamento no letal a una empresa brasileña a través de una intermediaria, identificada como Intermediary Company.

La empresa intermediaria, ubicada en Estados Unidos, tuvo ganancias de más de 2 millones de dólares en todo el proceso, dinero que sirvió también para pagar los sobornos a los exfuncionarios bolivianos.

«Desde al menos alrededor de noviembre de 2019 hasta al menos alrededor de abril de 2020, SERGIO RODRIGO MENDEZ MENDIZABAL , Co-Conspirador 1, Co-Conspirador 2, y otros utilizaron sus cargos oficiales para ayudar a la empresa intermediaria a obtener del gobierno contratos para el suministro de armamento no letal y equipo táctico al Ministerio de Defensa y recibir pago del Ministerio de Defensa de Bolivia (sic)», señala el documento traducido al español.

«El 19 de diciembre de 2019 o alrededor de esa fecha, la Compañía intermediaria celebró un contrato con el Ministerio de Defensa de Bolivia para suministrar gas lacrimógeno y otros equipos no letales a por aproximadamente $us 5,649,137 (el «Contrato de gas lacrimógeno»). Una orden de compra con fecha del 17 de diciembre de 2019 muestra que la empresa intermediaria compró el equipo requerido bajo el Contrato de Gas lacrimógeno de la Compañía de Brasil para aproximadamente $us 3,357,735, lo que dejó a Intermediary Company con aproximadamente $us 2,291,402 (sic)», añade el texto.

La investigación del FBI, asimismo, señala que los depósitos de pago de parte del Gobierno boliviano, en específico del Ministerio de Defensa, fueron realizados a través del Banco Central de Bolivia a una de las dos cuentas que la empresa intermediaria tiene en US Bank.

La denuncia sobre la compra con sobreprecio de gases lacrimógenos por parte de los Ministerio de Gobierno y Defensa, durante la gestión de Añez, salió a la luz en junio de 2020. En esa oportunidad, los entonces ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernando López, negaron las irregularidades.

Incluso López mostró «documentos confidenciales» para desmentir tales denuncias y Murillo lanzó amenazas contra el periodista Junior Arias, que sacó a la luz tales hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *