Texto alternativo
NACIONALES

Dinero ilícito por ítems fantasmas financió golpe de Estado en 2019.

Los denominados ‘pititas’, con escudos y armas artersanales en noviembre de 2019.

Al menos una parte de los Bs 48 millones generados al año por la creación de 800 ítems fantasmas en la Alcaldía Municipal de Santa Cruz de la Sierra financió el golpe de Estado entre octubre y noviembre de 2019, aseguró el analista político Hugo Siles.

Explicó que la declaración del entonces presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz Luis Fernando Camacho, en la que admite que su padre cerró un acuerdo con el Alto Mando de las Fuerzas Armadas (FFAA) y de la Policía Boliviana, así como de Angélica Sosa, que la Alcaldía pagó las ollas comunes para sustentar los 21 días del paro que antecedió al golpe de Estado en octubre de 2019, prueban que financiaron las acciones para la ruptura del orden constitucional.

“Había amotinamiento en la Policía Boliviana, el propio Luis Fernando Camacho dijo que su padre cerró con los militares y los policías, no se necesita tener mucha imaginación para deducir que hubo un pago pecuniario, hay una parte de este proceso de investigación que debe ser esclarecida, es decir, me remito a lo que han dicho el abogado Jerjes Justiniano, Luis Fernando Camacho y Angélica Sosa en su momento, lo que han dicho los detenidos y falta la palabra de Percy Fernández y de los dos hermanos Parada”, sostuvo.

“No cabe duda de que el total o parte de esos recursos (ítems fantasmas) necesariamente tuvieron que ser utilizados en los procesos de desestabilización del país, ya lo han señalado que se financiaron las ollas comunes y si ocurrió eso, se pudo haber pagado otros ítems que estaban girando en torno a la desestabilización del país entre octubre y noviembre de 2019”, añadió el analista en contacto con Ahora El Pueblo.

En ese contexto, Hugo Siles señaló que el millonario desfalco ocurrido en las gestiones de Percy Fernández y Angélica Sosa, a través de la modalidad de contratación de funcionarios públicos, prueba que se instauró una organización criminal al interior de la Alcaldía Municipal de Santa Cruz con cobros de personal público inexistente, ocasionando un daño de al menos Bs 5 millones por año.

“Este denominado caso ítems fantasma es el caso de corrupción más grande en la historia de la Alcaldía de Santa Cruz. Por las dimensiones no sólo de la cuantía de los recursos, sino por los vínculos y la relación que han tenido los responsables de este hecho de corrupción con la cooperativa Saguapac y la Jesús Nazareno emparentados por las logias para el financiamiento de la desestabilización en la democracia en Bolivia con el golpe de Estado, el financiamiento del paro de 21 días y los vínculos de la plana mayor política en Santa Cruz”, precisó.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba